Elija su idioma

EnglishPortugueseSpanish

Espumantes: Una nueva apuesta para las bodegas regionales

Es tiempo de burbujas para las bodegas de Chubut y Río Negro. En etapa experimental

Es tiempo de burbujas para las bodegas de Chubut y Río Negro. En etapa experimental pero con buen potencial, los emprendedores vitivinícolas se la juegan por los espumantes.

A paso callado pero firme, varias bodegas de la región prueban sus primeras armas en espumantes y los ensayos son prometedores. La iniciativa acompaña la tendencia nacional que está en alza. En esta época los espumantes comienzan a descorcharse con intensidad, no solo con motivo de celebraciones sino también como tendencia de consumo en coctelería y por opción de las bodegas de todo el país. Según los últimos relevamientos, existen en Argentina 170 productores de vinos espumosos. Hace 10 años había 50.

Bodega Familia De Bernardi en El Bolsón y Viñas de Nant y Fall en las afueras de Trevelin contaron a eqsnotas.com cómo se subieron a este tren. Pero no son las únicas. Bodegas de mayor porte como “Familia Weinert” de El Hoyo y “Frutos del Lago” en Sarmiento, vienen recorriendo ese camino hace un tiempo. También la Bodega Contracorriente en Trevelin está comenzando a elaborar.

Cabe repasar que los emprendimientos vitivinícolas de Chubut asoman con tibieza en un mercado altamente competitivo. Aún representan una mínima porción de hectáreas implantadas en el total del país. A pesar de ello, las bodegas de la cordillera o de la meseta están actualizadas, van creciendo en número y no dejan de arriesgar, alentadas por los resultados y por sus predecesoras, quienes derrotaron la “imposiblidad” de elaborar vino en regiones inhóspitas.

Según reconoce Camilo De Bernardi, referente del vino en la región y gerente de la bodega homónima ubicada en El Bolsón “todos deberíamos hacer espumantes, fijate que algunos están cosechando en mayo. En nuestro caso fue una decisión que tomamos cuando vimos que la uva no llegó a madurar para tinto. El clima nos llevó a eso”.

En el panorama general los productores de espumantes “estamos todos en etapa experimental pero hay mucho potencial —asegura—A nosotros se nos ocurrió este año hacer un espumante merlot, que es una rareza, un espumante distinto”.

“El primer espumante que hicimos fue un blend de borras de blancos. Salieron 15 botellas y salió espectacular. La segunda vez fue en 2018, con las variedades sauvignon blanc, chardonnay y gewürztraminer. Este año el merlot. Estamos embotellando en tanque de acero inoxidable para la segunda fermentación. Son todas pruebas” relató.

El método seleccionado es el tradicional o “champenoise”, que implica que la segunda fermentación del vino, la que produce las burbujas, tiene lugar en la misma botella. Según entendidos, este proceso es el que suma aromas y sabores al tomar contacto con las levaduras que están presentes en la botella. Mientras más tiempo de contacto con esas lías, mejores resultados para el espumante.

A pesar de haber presentado sus vinos en sociedad en distintas ferias vitivinícolas con muy buen puntaje de los críticos expertos del vino, Camilo señala que  “aún no salimos al mercado porque recién ahora llegamos a la calidad que queremos”.

Los tipos de espumantes

Las clases de espumantes están dadas por la graduación de azúcar residual o dulzor.

Dulces: más de 40 grs de azúcar residual por litro

Demi Sec: de 15 a 40 grs de azúcar residual por litro

Brut: de 12 a 15 grs de azúcar residual por litro

Extra Brut: de 7 a 11 grs de azúcar residual por litro.

Brut Nature: de 4 a 7 grs de azúcar residual por litro

Nature: de 0 a 4 grs de azúcar residual por litro

En Trevelin

“Globalmente todos los viñedos están aptos para hacer espumante. El 90% de las bodegas elabora tradicionalmente con pinot noir que es la cepa por excelencia, y suele cortarse con chardonnay por la aromaticidad y la estructura que aporta” comenta Emmanuel, responsable de la finca y la elaboración en Viñas de Nant y Fall.

Este año, hicieron el primer ensayo de espumantes con 200 botellas solo de pinot noir. “Están reposando en lías y vamos a hacer el ensayo. La burbuja, la calidad que hemos obtenido es muy buena. Hay que trabajar. Abrimos una pocas botellas, pero el potencial está” asegura Emmanuel.

“Lo que te va a dar la diferencia es la calidad de la uva con la cual elaborás. Logramos muy buenos niveles de acidez que es lo que se necesita. Nuestros pH están en una calidad fenológica interesante, porque para poder lograr esa acidez en el norte tienen que cosechar la uva verde” detalla.

Para empezar a elaborar espumantes no es mucha la inversión. Para arrancar, tenés que hacer un vino blanco y nosotros tenemos la bodega equipada. Nos faltaría un tanque específico para elaborar en volumen y anexar unos acoples a la embotelladora” añade.

Viñas de Nant y Fall elabora vinos desde el 2016. La bodega elaboró diez mil botellas en 2019 y calcula llegar a las doce mil en 2020. La enóloga es de la zona de Cipoletti y lo que se viene para la finca es la cepa sauvignon blanc. Actualmente comercializan por pedidos en la Patagonia y en Buenos Aires, en vinotecas y en algunos restaurantes específicos.

Su pinot noir obtuvo el reconocimiento de Tim Atkins (crítico internacional de vino). “Trevelin es una región muy particular, que marca una característica propia en los vinos, incluso presenta diferencias con la meseta o la comarca. Va a ser una región única” augura Emmanuel.

Ahora solo falta que llegue el tiempo del descorche.

Por Milagros Nores
Fuente: EQS Notas

Deja un comentario

Agendar visita

Al enviar estás aceptando los Términos y condiciones

Quiero que me llamen

Al enviar estás aceptando los Términos y condiciones